EL ARTE DE LA ESCUCHA DEL CORAZÓN

 
Hace algún tiempo me dijeron voces muy antiguas que no había otro camino que no fuera el del corazón, que además ahí estaba todo, la sabiduría para respondernos, el amor para protegernos y el anhelo de nuestras almas. No entendí demasiado bien a que se referían, me sucede a menudo, que cuando pasa el tiempo mi mente entiende cosas que mi corazón ya supo mucho antes.
 
Así que me decidí a emprender ese camino que decían... y como siempre en mi vida,no encontre mejores maestros para esto que los animales. Me sorprende cada día, a cada segundo su generosidad, su presencia e impecabilidad y su extrema paciencia y amor al ser humano, aún en las peores expresiones de este. Ellos siempre están ahí, perdonando, respetando y guiando.
 
 
 
En los varios cursos que he hecho donde enlazo a humanos y animales a que se escuchen desde el corazón,  hay cosas lindas de presenciar, ese momento de conexión entre almas, esa palabra que llega al corazón y deja la semilla, esa abertura chiquitita en las armaduras... Es tan bonito ser testigo de todo esto, cuanta valentía y esperanza hay en la humanidad y eso lo siento porque son ellos, los animales los que me lo han enseñado, esa fé y esperanza en mi raza, la cuál he odiado años y me ha asqueado pertenecer a ella, hoy veo esa esperanza en todas las personas que he visto abrirse aun con dolor, con falta de confianza, con mil dudas e inseguridades pero han dado ese paso y la conexión se ha establecido de alma a alma.
 
Satao el Grande, un elefante africano que nos llegó a miles al corazón, nos recordó que eramos esclavos de nuestra propia cautividad mental,que soltaramos las redes para crear desde el corazón.Muchos animales nos lo recuerdan, nos lo muestran.
 
En los cursos de Conexión del Alma Animal, siempre estamos rodeados de los maestros que son los perros, gatos, aves... y nos enseñan a con sus manera de actuar, como somos, como esta el grupo, que sentimos. Nos ayudan a soltar historias, emociones enganchadas, nos protegen en los viajes chamanicos, nos cuentan sus vidas con nosotros en otros tiempos lejanos y nos limpian de creencias y parásitos mentales con sus ronroneos y lametones.
 
El sostén energético, fisico, emocional y espiritual es impresionante, ellos saben cuando acercarse a alguien, cuando interponerse entre energías, cuando colocarse detras o a un lado,  cuando deben ladrar para romper estructuras o simplemente sacarte de ese embrollo que ni siquiera eres consciente de que estás, saben cuando al aullar te ayudan a transmutar todo lo que se mueve.
 
Sin ellos me costaría muchísimo hacer mis cursos, de hecho no entiendo mis cursos sin animales, ellos son los maestros y los principales protagonistas. Ellos me guian y me dicen como y por donde ir y es impresionante verlos en accion.
 
 
 
No entiendo aun  como ciertos maestros espirituales o filosofias no ven a los animales como maestros, si siempre lo han sido, y  no lo digo yo, sino las más antiguas culturas que los honraban. Sé que no todo el mundo se abre a esta maestria, porque como me enseñaron ellos, todo esta  bien y cada uno tiene el camino que tiene y no debemos juzgar.
 
Cuando la gente me pregunta que son los cursos de conexion  del alma animal, me encantaria poder tocarles con un dedo y que sintieran en sus corazones lo que siento cuando lo hago, lo que siente las personas al abrirse al arte de la escucha. Hay cosas que sólo se viven, no se entienden porque hay que sentirlas dentro de uno. Quizás podría decirles que estos encuentros son como vislumbrar un trocito del alma que somos, es sentir la magia que habita en la punta de los dedos y ver  en los animales la maestria de la tierra y del cosmos. Pero eso no es nada comparado con lo que es, las semillas se siembran, nos vemos en los espejos de los otros compañeros con respeto y sin juicio, reimos, lloramos y nos dan collejas para que nunca olvidemos que por más que crezcamos nuestras raíces deben aposentarse en la humildad, la verdad y el amor.
 
Hay muchas maneras de trabajar con uno mismo, de crecer espirtualmente, esta es mi manera, es la que  siento en mi corazón y mi alma me ha hecho escuchar...
 
 
 
El llamado es ahora, el recuerdo del arte de la escucha palpita en nuestros corazones... tam...tam..tam...
 
IMAGEN Gregory Colbert
 
 

CURSO DEL MES