Las Estaciones en Ti, Mujer

                                    

"La Mujer Búfalo Blanco luego se dirigió a las mujeres, diciéndoles que era el trabajo de sus manos y el fruto de sus cuerpos lo que mantenía la vida de los hombres.
-Ustedes provienen de la madre tierra –les dijo. –Lo que ustedes hacen es tan importante como la tarea de los grandes guerreros.

Y es por eso que la pipa sagrada también es la unión de los hombres y las mujeres en el círculo del amor."

 

Sabiduría Lakota.


                                         

 

Como las estaciones, la luna y los astros, somos seres ciclicos. Somos parte de ese circulo de vida, de rueda que gira, y hace que pasemos por cada estación en nuestro cuerpo cada mes. 

Reconocer las estaciones en nosotras es una manera de conocernos a nosotras mismas, y conocer lo que nos rodea. La maravillosa Tierra que nos sustenta, protege y ama, es una manera de sanar, de volver al equilibrio en el que  muchos años atras, ya vivíamos.

 

Así sentímos cuando llega la caída de la hoja, el deseo de entrar dentro de nuestra cueva sagrada. Para allí limpiarnos, sanarnos, morir a muchas cosas. Eso es el otoño, tiempo de muerte, para poder resurgir después. 

Muchos animales se preparan para la hibernación, al dormir que les hara recuperar las energías para la proxima rueda. Las mamas paren a sus hijos en ese calor silencioso de la cueva, en la que todos estuvimos alguna vez. Los árboles también se preparan, sus hojas caen, se desprenden de aquello que ya no les hará falta para poder avanzar en su ciclo. Hacen lo que deben hacer, lo que siempre han hecho...  

 

Para así dar paso al blanco y silencioso invierno, tiempo de estar recogido, de escuchar el latido de nuestra Madre Tierra. En la cueva, es como si estuvieras de nuevo en su útero, oliendo a Tierra mojada, a raíces, a agua y fango... a amor cálido y marrón.

Recogiendo fuerzas para lo que viene, sintiéndote a gustito, protegida, en amor...  Para despues explotar a la energía bulliciosa creadora de la primavera, el extasis creado. Floreciendo sin más, sin preocupaciones ni intereses, solamente existiendo y creando a cada paso un sendero de alegria y belleza. Notando como los rayos de sol empiezan a calentar tu vientre.

Cómo empieza a moverse, a palpitar con la alegria de la primavera, de las flores abiertas, del canto de los pájaros que anuncian la llegada del florecer. 

Y sintiendo ese calor que va creciendo para dar paso al verano, donde poder observar la belleza de lo creado, recoger los frutos y disfrutar nutriendo. Sintiendo esa creación y la de toda la naturaleza en armonía infinita.

Y así volvemos a la caída de la hoja, de nuevo...Otro ciclo, otra vuelta, otro sentir.

 
 
 

 

Y danzando a ese tempo de ciclos, de estaciones, de ruedas que giran y giran, está la mujer, sagrada. Salvaje, creativa, maga y bruja, madre e hija. Y abuela, fruta, semilla y hoja, tigresa, loba y ballena... Todo eso está en nosotras y debemos volver a reconectar, pues es volver a reconectar con lo que eres, en esencia. Volver a reconectar con la Madre Tierra,  reconectarnos con nuestra menstruación es hacerlo con todo esto, con lo femenino que habita en ti, con la hembra que eres.

 

Conocer tus estaciones, sentir tu sangre, crear con ella, darle la sacralidad que tiene y ya no tirarla más a la basura, don preciado y sagrado, que eres tú. 

 

Es algo que personalmente me ha ayudado en mi camino, a reconectar, a sanar, a amar.... Y todo esto empieza en mi, para poder despues compartirlo con todos los seres de la Tierra, humanos,  animales, plantas, piedras.

 Para que esa energía sanadora y de amor llegue a dónde sea que debe llegar, así es como yo lo siento, y así lo comparto con todos vosotros.

 

 

Texto: Asia Moana

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

El hombre es un poema tejido con la niebla del amanecer, con el color de las flores, con el canto de los pájaros, con el aullido del lobo o el rugido del león. El hombre se acabará cuando se acabe el equilibrio vital del planeta que lo soporta. El hombre debe amar y respetar la tierra como ama y respeta a su propia madre..

F.R.Fuente

 


 

 CURSO "CÓDIGOS LEONES BLANCOS" 

Un sistema para la armonía de los seres de la Tierra, a través de códigos de geometria sagrada. Apto para humanos, animales, vegetales y espacios. Ya publicadas fechas del 2021!!

                                                              www.codigosleonesblancos.es/