LAS ALAS, TÚ EXPRESIÓN ÁLMICA


             

Seguro que más de una vez, has sentido un cosquilleo en la parte interior de tus escápulas. Incluso molestias o picores, es una señal de que tus alas están preparadas para desplegarse. Tener conciencia de ellas es importante, sentirlas y percibirlas, sea en estados de conciencia expandida o meditación pero también en tú día a día.
Entonces ¿ Todos tenemos alas? Por lo que sé, es una cuestión de evolución del alma. Todos los seres humanos tienen esa expresión del alma, pero no en todas las encarnaciones nos hacemos conscientes de ellas. Hacerse consciente en 3D de las alas, es un síntoma de conciencia expandida y de una percepción sensorial sana y activa. 
Todos sabemos que estamos en un momento llamémosle, intenso, aquí en la Tierra. Y que muchos estamos en conexión con nuestra espiritualidad y percepciones. Se dice que una vez que las alas han sido reconocidas por el ser en dimensiones de materias densas como la 3D, ya siempre se recordaran. 
Pero y ¿como notarlas?, ¿ Se ven a simple vista? Puedes ver un halo luminoso, un cambio en la energía alrededor de la persona justamente en ese punto de su anatomía. Puedes incluso ver las alas en su composición porque sí, hay diferentes tipos de alas. Tantos como linajes elementales. 
Es bastante habitual al sentirlas, que percibamos molestias: dolor en las escápulas, tensión, picor o escozor e incluso sentir un ligero tambaleo, al abrirlas por primera vez. He asistido a la apertura de muchas alas en mis talleres y os puedo asegurar que es mágico y emocionante ser testigo del momento en que una toma consciencia de sus alas. Incluso a veces hay que ejercitar esas alas etéricas puesto que están como anquilosadas. Por ello, es importante ejercitarlas en nuestras practicas diarias o semanales. Igual que extendemos nuestras raíces, abramos y despleguemos nuestras alas. Primero raíz, después alas. Tierra y Cielo.

Una vez estemos habituados a su presencia energética, las alas nos darán mucha fuerza y equilibrio. Desde niña me obsesione con las alas, en casa tuve a mi madre meses poniéndome bálsamos y cremas en la espalda porque me picaba y me escocía las puntas de las alas al salir a la materia. Yo lo tenía a claro, me estaban saliendo las alas, mi familia en cambio decían que era una niña con mucha imaginación. Así que recuerdo pasarlo realmente mal, dolerme incluso y tener entre miedo y curiosidad por lo que estaba sucediendo. Mi madre me contaba años después que me obsesione durante casi un año, y que no paraba de quejarme, que incluso me llevo a que me miraran pero todo estaba bien. 

Así paso el tiempo y no fue hasta mis treinta años que no las redescubrí conscientemente. No sabéis lo que lloré, cuando una mujer medicina, me dijo wow menudas alas tienes, nunca he visto algo así. Y no llore por oh tengo algo espectacular, sino porque al fin una de tantas locuras de mi niña, era revelada, vista y apreciada. Lloré y lloré pues no había sido consciente de ellas, en los últimos años de mi vida. Había relegado esa experiencia y sentir al armario de Asia la Chalada. Y se me olvido preguntar algo evidente y que surgió tras calmar mi corazón, ok, ¿ y para que sirven?

La respuesta llego pronto, ya lo descubrirás. Y bueno, empecé a jugar con ellas, entrenamiento de alas, !!!!vamosss!!!! Cuando tocaba el tambor, meditaba, comunicaba con algún ser, enraizaba y después abría mis alas. Primero una, la estiraba hasta tocar algo, y luego la otra. Después abre, cierra, abre cierra, así una serie de las que me diera la real gana aquel día, y listo. Abría las alas en sitios con vientos fuertes, las extendía en el mar, y buceaba con ellas abiertas. También las bañaba de sol, y de arena fina. Las alas me daban equilibrio, y estabilidad.

Y me di cuenta de algo, las alas se despliegan cuando una abre el corazón. Es un pulso, un momento de classsshhhhhh y como si un resorte las plegara, zas, se abren y expanden. Y una vez las ves, te ves, ya está. Las alas son parte de tu ser consciente. Como todo en la vida, habrá épocas que las tengas super presentes, otras que digas, mmm ¿ siguen ahí? Y sí, siempre estarán. Por y para siempre.

¿ Para qué más se utilizan las alas? Volar por el astral, bucear en planetas acuáticos, para percibir energías, escudos. Para sostener procesos, y acunar al afligido o herido. Y un sinfín de cosas que cambian según quién seas y que vengas a hacer en esta encarnación. Hay una noche muy especial para sentirlas y honrarlas, es la noche de Yule. El solsticio de invierno, nos trae un gran regalo al cambiar la fluencia del Hombre hacia el Cosmos, y ahí podemos asomarnos con mas facilidad a la vision de los planos etéreos que tienen que ver con nuestra expresión del alma. También recordar que los que tengáis conexión de semilla estelar con Lyra es muy probable que tengáis más facilidad para conectaros con ellas, ya que es un legado de esa constelación.

Además la Gran Maga Isis, nos puede asistir y guiar en este proceso de apertura de las alas, así como cualquier hermano Animal del Viento que pueda acompañarte como Maestro y guía. 

El Viento no se comprende en todo su esplendor, hasta que lo hayas escuchado con tus alas.


Asia Moana


CIRCULO DRAGONES

Este trabajo es una fusión de mi experiencia conectando y viviendo acorde a la frecuencia Dragón, y de la sabiduría ancestral de los Dragones Guardianes de Gaia. Para el Mundo de los Dragones el Circulo es sagrado y contiene el camino del autoconocimiento. Así como tantas tribus lo han atesorado, ya en las civilizaciones ancestrales como Lemuria se trabajaban estos aspectos del ser, como seres de la magia de Gaia. Este trabajo es un recuerdo materializado de las clases que tomamos en aquellas tierras sagradas y en aquel tiempo de plenitud. Ellos vuelven a nosotros, el circulo se abre de nuevo para que recuerdes quién eres.
El circulo de Dragones es una formación de 5 encuentros donde vas a conectar a la Magia y a la fuerza de los Dragones para tu autoconocimiento, curación y poder. Comenzamos el fin de semana del 29/30 junio.

 

                                          www.codigosdragones.es/circulo-de-dragones/