Solsticio de Verano LITHA

 
 

Este solsticio de verano, Litha para los germanos, Alban Heruin para los celtas, entra el dia 21 de junio, cuando además el Sol entra en Cancer, durante muchos siglos fue una fiesta de mucha importancia para el paganismo y los pueblos antiguos, que después la iglesia tomó, como con tantas otras y rebautizó con San Juan Bautista, o lo que conocemos como la Noche de Sant Juan, la NOche del Fuego.

Solsticio deriva del latín “solstitium”: “sol” (el astro) y “stitum” (detención) y marca el día en el que el poder del sol comienza a decrecer y los días se hacen más cortos hasta alcanzar el punto más bajo de su carrera anual el 22 de diciembre, el solsticio de invierno: Yule.

Litha significa Fuego y representa el apogeo de la energía que desde Imbolc (1 de febrero) venimos preparando; el fin de la oscuridad, de la esterilidad, y el comienzo de la época más fértil, donde todo se renueva. Es la abundancia, la belleza de la tierra y el poder de la Luz.

La celebración de Litha es normalmente el 21 de Junio, pero varía entre el 20 y el 23 dependiendo de la rotación de la tierra alrededor del sol.

Litha es un tiempo especial para mirar internamente a las semillas que hemos plantado los meses previos y para retomar los proyectos que se han dejado pendientes.

Un tiempo de celebrar el final del año creciente y el comienzo del año menguante, en preparación de la cosecha por venir.

La celebración del Solsticio de Verano es tan antigua como la misma humanidad. Tradicionalmente era un momento de purificación, donde se solía saltar sobre la hoguera o el caldero para conseguir un objetivo, protección, fertilidad, salud, etc., o se quemaban símbolos de aquello de lo cual uno deseaba purificarse.

Aquí sugieren diferentes ritos y purificaciones personales y del hogar, pero hagamos lo que hagamos, merece la pena compartir en comunidad -familia, amigos- el meridiano anual que representa Litha.

 

Tres días después, la noche del 23 al 24 de junio, se celebra en el hemisferio Norte la NOCHE DE SAN JUAN que aunque desplazó y moderó las antiguas fiestas paganas también tiene un importante componente mágico.

El rito principal consiste en encender una hoguera para “dar más fuerza al sol”, que a partir de esos días, la máxima distancia del Ecuador, va haciéndose más “débil” porque los días se acortan hasta el solsticio de invierno.

Pero simbólicamente, el fuego es el elemento purificador por excelencia y el que nos puede ayudar a quemar y desprendernos de todo lo que queremos dejar atrás en nuestra vida.

 

Historia y tradición

 

El Solsticio de verano, una fecha cósmica y mágicaLa celebración del solsticio de verano como tal data de 5000 años antes de Cristo a raíz de la permanente observación de la bóveda celeste por parte de sabios astrónomos-astrólogos. Los antiguos griegos definían este acontecimiento referente al Sol como una puerta de entrada a otra dimensión, el sol mermaba día a día porque penetraba en la dimensión del espíritu de los hombres, primero lucía en el exterior para después lucir en el interior. El espíritu  se recoge sobre sí mismo para asimilar las experiencias vividas que el sol interior ilumina. A esta Puerta imaginaria la llamaron Puerta de los Hombres. Al solsticio de invierno lo llamaron la Puerta de los Dioses.

 

Esta creencia forma parte de la mitología griega que expresa en un lenguaje metafórico la relación del hombre con los dioses creadores que habitaban el panteón Olímpico, en el hogar de la luz, que es lo que significa Olimpo, luminoso. El hombre sólo puede llegar a la luz, a conectar con los dioses del Olimpo mediante una introspección, cruzando la puerta del inconsciente. Los griegos también rendían culto a Apolo, dios de sol, padre de la medicina del alma, al que invocaban encendiendo hogueras de carácter purificador. Mediante rituales, los kouros, o terapeutas, sometían a los enfermos a sesiones de análisis de sueño mediante la inducción a un estado alterado de conciencia. En estas sesiones les eran reveladas las dolencias del paciente. Los kouros, fueron sin duda los primeros psicoanalistas de la historia. Más tarde la mitología romana se referirá a las Puertas Solares como las dos caras de Jano, el guardián de las Puertas, el dios que simboliza la transición del pasado al futuro, de la vida a la muerte y el renacimiento. Jano tiene influencia sobre las cosechas y sobre la luz y la oscuridad.

Muchas otras culturas han celebrado y siguen celebrando este fenómeno cósmico porque el Sol es para todos una fiesta, un principio de vida,  la continuidad de la existencia y el primer logo o divinidad con la que la humanidad se identificó. Numerosas leyendas también dejan constancia de la existencia de Puertas invisibles, que lo son a simple vista, para los ojos físicos, pero no para la percepción más trascendente del ser humano durante este momento mágico. Dicen que los espíritus más puros, los guías de luz logran también acceder a nuestra dimensión durante el festejo del solsticio para comunicarse con nosotros.  

En la cultura celta los druidas celebraban el ritual de Alban Heruin, que consistía encender hogueras buscando la bendición para las tierras y sus frutos, así como buenos augurios para los enamorados y fertilidad para las mujeres. La magia de los druidas invocando a los Elementales, es decir a los espíritus de los elementos de la naturaleza, las Salamandras del Fuego, las Ondinas del Agua, las Sílfides y Elfos del Aire y los gnomos de la Tierra, son parte de una tradición que nos ha dejado numerosas leyendas y mucho folclore musical.

En Méjico, los guerreros aztecas dedican muchos rituales al culto solar para que la “renovación de los fuegos”, ayude a la tierra y al ser humano a respetar los ciclos y a obtener buenas y abundantes cosecha, así como salud.

Los Incas del Perú festejan el Inti-Raymi, la fiesta del Sol. Es un espectáculo ver en la explanada de Sacsahuamán, muy cerca de Cuzco, las llamaradas de las fogatas que invocan al astro rey antes de la salida del sol.

En la tradición hindú el solsticio estival es la vía de los ancestros, lapitri-yana, igual que para los griegos, una puerta que conduce al interior. Los Indras adoran el fuego primordial y aseguran que algunos chamanes durante el ritual del fuego pueden leer el futuro en las llamas. Las cenizas de las hogueras durante el solsticio se conservan todo un año.

Entre los beréberes de África del norte de Marruecos y de Argelia, se celebra la fiesta del Ansara el 24 de junio. Encienden hogueras en las plazas de los pueblos, en lugares que consideran que necesitan una purificación. Arrojan al fuego hierbas medicinales. Ahúman después sus principales utensilios, herramientas y objetos personales. Consideran que el humo de las hogueras protege los campos cultivados y mata los virus y las malas energías. Seguidamente saltan siete veces por encima de las brasas, purifican también el interior de las casas y los enfermos con ramas encendidas para ahuyentar los malos espíritus e inmunizarse el cuerpo. Esta tradición procede de la cultura pre-islámica porque se basa en el calendario solar, actualmente el calendario musulmán se basa en el calendario lunar aunque se siguen conservando muchos de estos rituales.

La tradición cristiana que celebra la fiesta de san Juan el 24 de junio, adaptó el culto pagano a las enseñanzas bíblicas. Según las Sagradas Escrituras, Zacarías recibió en sueños un mensaje del Arcángel Gabriel anunciándole su próxima paternidad. Pero Zacarías no lo creyó, seguro de que su mujer era estéril. Ante la ausencia de fe, Zacarías quedó mudo y sólo recobró la voz el día en que nació su hijo Juan. En agradecimiento a Dios, Zacarías encendió una gran hoguera y en un ritual de purificación, saltó por encima de las llamas recitando cánticos de alabanza al Señor y anunciando el nacimiento de su hijo. Esa es la conmemoración de la Iglesia católica cada 24 de Junio, el nacimiento de Juan Bautista precursor de Jesús que anuncia el nacimiento de una nueva fe basada no en el rito pagano del planeta, sino en el poder del sol interior.

 

El Solsticio de verano, una fecha cósmica y mágicaCoincidiendo con el periodo del solsticio, y por todo lo que hemos explicado anteriormente, la fiesta de San Juan representa esa cultura que contempla lo exotérico: el sol como astro que nos permite la vida, que la naturaleza siga dándonos sus frutos; pero también lo esotérico: los rituales iniciáticos que tienen lugar en numerosos lugares de la tierra desde el 21 al 24 de junio, tienen como propósito recrear la magia, cruzar la “Puerta”, dar el salto de una realidad a otra, la posibilidad que quemar todo lo viejo, mediante el acto de arrojar al fuego de las hogueras todo lo inútil, lo que ya no puede convivir con la nueva personalidad naciente. De la misma forma quetodo es cíclico, nuestra naturaleza interna también tiene que renovarse.

De todo ellos se desprende el sentido mágico de la fuerzas de la naturaleza. Suelen recolectarse en esos días del solsticio diversas plantas medicinales porque se ha comprobado que su poder curativo se multiplica considerablemente. Se recogen diversas variedades, como el hipérico o hierba de San Juan, la Manzanilla o Abrótano hembra, la Artemisa, la Milenrama, el Saúco, el Gordolobo, la Pulsatilla alpina, la Onagra y la Perpetua, el Espliego, el Romero, el Tomillo. Esas propiedades medicinales aumentan gracias a la especial radiación del Sol en el solsticio y también a la exhalación del vapor de agua llamado Flos-coeli (flor Celeste), también llamando Flor de Agua, que se forma al amanecer, es el rocío solsticial.

Como este acontecimiento solar se relaciona con la purificación, la prosperidad, la abundancia y la fecundidad, algunas tradiciones populares cuentan que al amanecer del primer día de verano, las mujeres de los pueblos iban a recoger de las fuentes y de los manantiales la Flor celeste o Flor del Agua y se la bebían, creyendo firmemente que encontrarían a la pareja adecuada, se curarían de algún mal, o podrían concebir hijos. Durante este ritual solían entonar cantos específicos dedicados al rocío.

La tradición de esta fiesta de raíces milenaria se sigue celebrando en muchos lugares del planeta y en todos, las costumbres son muy similares. Coinciden en el encendido de hogueras purificadoras o de adoración al Sol. En algunos sitios también se complementa con baños al amanecer, como un ritual de bautismo. Entrar en el río o en el mar para limpiar las emociones para después dar tres vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de la hoguera. Este acto simboliza la purificación, para terminar se saltan por encima de las brasas entonando algún mantra u oración de transmutación. Es común también que en la fogata cósmica se quemen enseres viejos, intenciones escritas en un papel y que se celebre la noche con cantos y una ofrenda a la tierra.

En la noche más cósmica del año, la del solsticio de verano,laatmósfera está cargada de un aliento mágico. Es también la fiesta de las Zodiacales. Cada signo astrológico tiene sus características, sus cualidades y sus defectos. Podemos aprovechar el ritual del Fuego  purificador para quemar, liquidar, deshacernos de las actitudes que limitan nuestra personalidad, los lastres del pasado o situaciones que ya no deseamos vivir. Podemos prepararnos para el ritual escribiendo en una hoja de papel todas aquellas tendencias, situaciones, o asuntos diversos que deseamos liquidar. Deberemos arrojar al fuego esta lista visualizando como la combustión lo quema todo.

A medida que el sol realiza su danza más larga,
Límpianos
Como la naturaleza muestra generosidad y fertilidad
Bendícenos
Que todas las cosas vivan con intención amorosa
Y cumplan con su destino más auténtico.
 
Bendición Wicca para el verano, publicado en Solsticio de Verano. Religiones . BBC
 
 
Otra de las costumbres, que además le dio el apelativo a esta noche de "verbena", era la costumbre practicada de algunos lares de que las doncellas en edad de casarse, fueran a recoger verbena esa noche a las doce de la noche, asi conseguirían el amor deseado. Además como esta noche es tan mágica y todo en la Tierra vibra en esa sintonía, todos los elementos recogidos se tornan, muy poderosos, de ahi el recolectar hierbas, que viene dado, por que esa noche los druidas recogían el muérdago que crecían en lo alto de los robles, una planta muy mágica, que además crecía en los robles, arboles muy apreciados por ellos, y , eran recogidos mediante un ritual, donde se cortaban con hoces de oro, y se recogían con sabanas de tela blanca, para que no tocaran el suelo. 
 
 
La noche más mágica del año y este con más simbolismo que nunca. La celebración del Solsticio de verano es tan antigua como la humanidad.  La fiesta pagana se llamaba Litha, que significa fuego, y es una metáfora para representar el poder del Sol en toda su plenitud. Posteriormente dio paso a San Juan. Un momento de purificación, donde se solía saltar sobre la hoguera o el caldero para conseguir un objetivo, protección, fertilidad, salud, etc., o se quemaban símbolos de aquello de lo cual uno deseaba purificarse. Al  lanzar las hierbas diremos en voz alta y tres veces: " que mi mala suerte parta y arda con estas".
 
La tradición dice que Litha es un tiempo especial para las hadas y espíritus de la Naturaleza porque durante el crepúsculo es más fácil percibir los niveles etéricos de la realidad (“las puertas entre los mundos se abren” en lenguaje simbólico). Y es LA NOCHE DEL MUNDO VEGETAL por excelencia, cuando las plantas consiguen sus mejores propiedades curativas y mágicas. Recordar que antes de coger ninguna planta, flor o tallo, hay que pedir permiso a la planta y que nos guie sobre cual es el que nos vendrá bien. Generalmente lo qe hago es ir centrada en lo que necesito y para que y así ya voy poniendo la intención y es más fácil que surja lo que deba ser.
 
“El solsticio de verano es una combinación de alegres celebraciones y la toma de conciencia de que la rueda ha alcanzado su punto álgido y ahora se encamina de nuevo hacia la oscuridad. Es hora de reunir a los seres queridos y celebrar en comunidad”
Cerridwen Iris Shea*
 
De acuerdo al antiguo calendario pagano que sigue la Rueda del Año con los Sabaats, fiestas solares, el verano comienza en Beltane (1 de mayo) y termina en Lugnasah (1 de agosto). El solsticio de verano marca entonces su punto máximo.
 
Litha significa Fuego y representa el apogeo de la energía que desde Imbolc (1 de febrero) venimos preparando; el fin de la oscuridad, de la esterilidad, y el comienzo de la época más fértil, donde todo se renueva. Es la abundancia, la belleza de la tierra y el poder de la Luz.
 
La tradición dice que Litha es un tiempo especial para las hadas y espíritus de la Naturaleza porque durante el crepúsculo es más fácil percibir los niveles etéricos de la realidad (“las puertas entre los mundos se abren” en lenguaje simbólico).
 
Litha puede ser un buen momento para mirar internamente a las semillas que hemos plantado los meses previos y para retomar los proyectos que se han dejado pendientes.
 
Si el invierno es la estación del recogimiento, el verano que comienza hoy es una época de apertura, expansión, de huertos en todo su esplendor y de amistad.
 
En medicina tradicional china, el verano corresponde con el elemento fuego y el corazón, órgano de alegría y la risa.
 
 
 
 

AGUA MÁGICA PARA TODO EL AÑO

 
 
 
Se creía que al amanecer del día de San Juan las aguas de infinidad de fuentes, regatas y riachuelos estaban dotadas por unos momentos de poderes especiales – que con el cristianismo de dirían "bendecidas"- para curar enfermedades cutáneas y proteger a personas, animales o incluso bienes materiales rociados con ellas, por lo que se guardaban en las casas como un bien preciado. Lo mismo valía para el rocío que empapaba los campos aquella mañana, de forma que se paseaba a los animales y las personas desnudas se revolcaban en los eriales para quedar protegidas durante el largo año.
 
Pondremos nuestros talismanes y piedras a cargar fuera pero con una variante, para poder fabricarnos un agua mágica para el resto del año. Cogemos un recipiente, como quieras de grande, no debe ser de plástico, sino de barro, acero inoxidable, cerámica... llénalo la mitad de agua ( mejor si es de manantial o mineral) y la otra mitad de sal marina (la gruesa).
 
Pones dentro todos los amuletos, y piedras que quieras purificar y cargar y lo dejas a la luna toda la noche. Al día siguiente, los secas bien y lo guardas y este agua restante se guardara en una botella de cristal cerrada, que podrás usar durante todo el año para proteger tu casa. Vierte un chorrito en el agua de fregar, de tanto en tanto y así tendrás tú casa limpia y protegida siempre. Puedes limpiar tambien, poniendo un chorrito al agua con el que limpias ventanas y puertas, sabiendo que es el lugar preferido para que segun que seres nada beneficiosos entren, de esta manera no podrán hacerlo. Puedes también añadirla siempre que quieras, o con unas gotas, para limpiar tus talismanes el resto del año, péndulos, artes de magia, un baño purificador para ti con unas gotitas, etc...
 
Al año siguiente, en la verbena se debe tirar el agua que haya quedado sin usar, y limpiar la botella, para el próximo ciclo, poner la etiqueta para que nadie beba, ya que tiene vibraciones de los minerales y talismanes y no siempre son aptos para el organismo.
 
Además también podéis recoger en un recipiente de cristal o algo natural, el rocío de esa mañana para lavaros ese día el cuerpo, el cabello, aunque sea poco lo que cogáis es super poderoso y podréis sentirlo en vuestro cuerpo. 
 
Feliz solsticio!!
 
 
 
ASI HIDALGO
 
http://www.hijasdelatierra.es/blog/solsticio-de-verano-litha/
 
 
 
 

 

CURSO DEL MES